16 C
Corrientes
21 marzo, 2019
VIVIR PLENAMENTE
Tona Galvaliz

Podemos nacer de nuevo | Por Tona Galvaliz

Este domingo 23, vísperas a la Navidad, es un tiempo de gracia lleno de sentido que nos invita a todos a conectar de un modo especial con el amor y de manera simbólica tener cada uno un nacimiento nuevo, abrirnos a posibilidades esperanzadoras, porque nuestra naturaleza es el amor y nos merecemos amar verdaderamente, ser y sentirnos amados, creyendo que es posible construir una vida y mundo mejores. 

El amor es: la fuerza, la energía poderosa que transforma y da nueva vida en abundancia.
¿Qué es al amor? El amor es: entrega, darse incondicionalmente sirviendo alegremente sin esperar reciprocidad o reconocimiento, es tolerancia, esa capacidad de ser prudente, porque se comprende al otro en su posibilidad o límite personal. 
Es ser misericordioso, donde la misericordia se entiende como pasar la miseria humana por nuestro corazón; dicho de otro modo, amar la miseria del otro. 
Es comprender, poder ponerse en la piel y zapatos de los otros. 
 
Es callar los defectos ajenos cuando hay dificultad para modificarlos.
Es incluir, practicar la capacidad de sumar y multiplicar entre las personas.
Es generosidad, es tener siempre disponible un gesto, palabra, acción oportuna que edifique. 
Es solidaridad, echar de ver las necesidades de los otros, sean materiales, emocionales, estar presentes en la carencia de otro.
Es disponibilidad, ser oferta para alguien que golpea nuestra puerta y necesita de nuestro apoyo. 
Es compartir, que quien necesite sepa que puede contar con lo que uno es o tiene.
Es perdonar; perdonar no es olvidar, es dejar de recordar con dolor y decidir dar por finalizado, cerrando un círculo vicioso de insatisfacción –dolor-, malestar indeseable, provocado por alguna persona o circunstancia.
Es reconciliación, unir las partes que antes estaban juntas; por ejemplo, personas de la familia que hace ya tiempo son como si fueran extrañas o estuvieran muertas para uno, o familiares, amigos que por diferencias se dejaron de relacionar y distanciaron, o tal vez personas que ya murieron y se las despidió con enojo, con indiferencia, con olvido.
Es respeto, considerar al otro aceptándolo tal cual es, sin pretender cambiarlo a nuestro gusto o necesidad.
Es inclusivo, no hace diferencia, no estratifica, no margina, por cuestiones de credos, cultura, religión, condición económica-social. 
Es confianza, creer que es posible, que todo llega en su momento justo. 
Es paciente, sabe esperar y no apura los tiempos de la vida y de las personas. 
Es abundancia y gratitud, mirando la vida sabiendo que todo lo que nos pasa y sucede en la vida siempre es para un bien mayor. Y que así debía ser, sea lo que haya sido. 
Es paz y aceptación, dando la bienvenida sin luchar a lo que la vida con su infinita sabiduría permitió que suceda.
Quiero invitar a los que me leen para estos tiempos que corren, que recuerden que sólo el amor nos hará libres de todo aquello que nos pesa, de eso que nos tiene prisioneros, infelices, insatisfechos.
Vivir movido por el amor nos permitirá sentir plenitud.
Tal vez no tengamos todo lo que necesitemos o queramos para nosotros o los nuestros; pero sí amar a quienes estamos siendo, a pesar de las circunstancias. 
Te invito a que dejes salir toda tu luz interior y ejerzas la solidaridad con quienes hoy están con menos oportunidades.
Te invito a que abras tu placard, tu despensa, tu billetera, y compartas con los menos favorecidos de tu entorno cercano. 
Te invito a que al preparar tu mesa familiar, invites a alguien que se encuentra solo.
Te invito a que visites algún hogar de ancianos, casa cuna, casa de jóvenes, orfanato para compartir un tiempo con ellos entregando tu don, que puede ser la alegría, el canto, la escucha, dialogar, servir en alguna labor, leer un cuento, bailar, etc.
El amor da sentido y vida a nuestra vida.
Nazcamos de nuevo a una vida con amor.

Related posts

Ser mujer ¿bendición o maldición?| Por Tona Galvaliz

Eugenia Godoy

“Piensa bien, siente bien, actúa bien”| Por Tona Galvaliz

VIVIR PLENAMENTE

Cierra en paz el ciclo 2018 y ábrete con poder al 2019| Por Tona Galvaliz

Eugenia Godoy

Deje un Comentario