16 C
Corrientes
21 marzo, 2019
VIVIR PLENAMENTE
Editoriales

Editorial Nº 589: La necesidad de normalización del PAMI | Por Mirian Blanchard

Buenos días qué tal cómo les va queridos amigos. Es un placer estar nuevamente con ustedes aquí para compartir nuestra edición Número 589. Es realmente increíble y maravilloso tomar nota del tiempo que llevamos compartiendo junto a ustedes con el compromiso siempre debe serles de utilidad. Los otros días una amiga me hizo dar cuenta que en estos años hemos ido armando un multimedio con un mismo objetivo: informar, acompañar y promover a las personas mayores, a través de esta propuesta comunicacional Vivir Plenamente, que empezamos un radio hace más de 11 años, porque en los primeros días de marzo del 2019 se van a cumplir 12 años en el aire, luego le sumamos hace unos 3 años el sitio web www.vivirplenamente.com.ar y hace un poquito más de un mes, la televisión a través de Canal 5TV, que va de 10:30 a 11.

Pero nada de esto tiene sentido sin la participación de ustedes, por lo que los seguimos invitando a que nos manden material a través del (362) 15460 3657, que es el teléfono de nuestra producción y además también es mi teléfono personal. Quiero contarles que esta semana hemos recibido muchas consultas y varias de ellas por no decir en su gran mayoría son referidas al PAMI. La demora que tienen en la entrega de las prótesis auditivas, las largas colas que se produce en la entrega de mercaderías en el Centro de Jubilados del Barrio Laguna Seca.

 

Ustedes recordarán que este Centro de Jubilados recibió los afiliados de PAMI que accedían al programa Pro Bienestar de la entrega de bolsones que se dejó de entregar en el barrio 17 de agosto. Todas las personas que retiraban el programa Pro Bienestar del Barrio 17 Agosto, tras un conflicto con la comisión directiva de esa institución y a partir de ahí, se levantó el programa y se lo trasladó al Barrio Laguna Seca, por lo que nos mandaron fotos y por lo que nos manifiestan algunos afiliados de PAMI, hay una serie de inconvenientes, largas colas, hacinamiento, no tienen lugares a donde sentarse y demás.

Esta semana vamos a hablar con las autoridades de PAMI para que nos comenten a ver qué posibilidades hay de volver a la zona del barrio 17 de Agosto para que a las personas no les sea tan dificultoso poder acceder a este programa Pro Bienestar. La obra social PAMI es una obra social gigantesca, maneja mucho dinero y tiene una gran maquinaria burocrática que cada día se concentra más en Buenos Aires, dejando a los directivos de la UGL, con muy poco margen de maniobra. Pero creo que son cosas por las que hay que trabajar para que cambien.

Los otros días, me decía una persona que, en el caso puntualmente de las prótesis auditivas, de los audífonos, se adelantó bastante en la entrega porque en allá por el 2013, se demoraban unos tres años en entregarlos y qué horas dura entre unos ocho meses y un año. Alguien tiene idea de lo que sufre una persona sorda, el aislamiento social que significa no escuchar, la pérdida de autonomía que va en el menoscabo también de la autoestima, el hecho de que esa persona que no escucha cada vez se va encerrando en sí misma y además también todo el conflicto familiar que va generando eso.

El hecho de que los hijos empiezan a gritarle a la madre o al padre, que ya no le quieren llevar los nietos porque mamá no escucha, fijate si la criatura le pasa algo y una serie de contratiempos se van generando a medida que una persona va perdiendo su audición y no tiene esa prótesis en tiempo y forma.
Yo entiendo que los precios que se deben conseguir por comprar unos 20.000 audífonos, no son los mismos que para 10, pero dónde queda el derecho a la salud y a la dignidad de las personas mayores. Desde que tengo uso de razón. PAMI pasó por múltiples gestiones, más o menos desastrosas, pero todas tienen el mismo argumento: que están haciendo lo mejor que pueden, en el marco del desastre que le dejó la gestión anterior.

Tenemos un sistema de salud en general, más allá de PAMI, que está quebrado, no hay una política de salud, sino de enfermedad. Hace más de 15 años que sucede esto en el país, esto no da para más. Debemos trabajar para cambiar y en este sentido, los legisladores, nuestros representantes nacionales y los trabajadores activos deben hacer oír sus voces para pensar verdaderas políticas públicas de Estado, que vayan más allá de una gestión de Gobierno y que nos permitan garantizar el derecho a la salud que todos tenemos. Una de las cuestiones primordiales es acabar con la intervención del PAMI.

Ustedes saben que el último decreto de intervención del PAMI se hizo en el 2004 y si mal no recuerdo, en el mes de agosto y desde ahí, han seguido las intervenciones. A partir de la normalización del PAMI, a partir de pensar en una política pública de salud, debemos tener una mirada regional para resolver las cuestiones vinculadas a la salud y a la prevención de enfermedades. Debemos dejar de la el centralismo. Realmente, es una cuestión que hay que trabajarla y en la que tenemos que involucrarnos todos, porque la gente no puede seguir padeciendo.

Si bien, se ha mejorado en un montón de aspectos en PAMI, en otras cosas sigue dejando muchísimo que desear.

Bienvenidos a Vivir Plenamente.

Related posts

Vivir Plenamente Nº 592 | La emergencia climática y el rol de los gobiernos en la crisis

Eugenia Godoy

“Ser madre, el rol más importante que puede tener una mujer”| Por Mirian Blanchard

Eugenia Godoy

“La importancia de que los adultos mayores conozcan sus derechos”| Por Mirian Blanchard

Eugenia Godoy

Deje un Comentario