13.3 C
Corrientes
2 julio, 2020
VIVIR PLENAMENTE
Sin categoría

“Expresamos nuestro más profundo repudio por la violación de los de derechos humanos de las personas mayores”| Editorial por Mirian Blanchard

Muy buenos días queridos amigos!. Bienvenidos a Vivir Plenamente, habíamos programado con nuestra producción continuar hablando de la tarea de los clubes y centros de personas mayores, hablar de las Pascuas Judías y de la Semana Santa, pero la realidad periodística nos llevó por otro lado. Es así que queremos expresar nuestro más profundo repudio por la violación de los de derechos humanos de las personas mayores, la falta de previsibilidad, coordinación y desconocimiento de su idiosincrasia, por parte de quienes tenían la responsabilidad de velar por su integridad el pasado viernes al ir a percibir sus haberes. No hay excusa que los exculpe, a los directivos de AnSes, de los bancos, de la Sindical Bancaria, entre otros, de lo que vaya a suceder con la salud de muchos de ellos en los próximos días. Esto es, por un lado.

Pero el otro, lo sucedido es una invitación a reflexionar sobre varias cuestiones…

Ayer me decía una señora, “en época de elecciones todos saben nuestras direcciones y números de teléfonos para hacernos llegar sus propuestas partidarias o realizar encuestas, pero en esta pandemia no saben cómo hacer para ayudarnos a quedarnos en casa y preservar nuestra salud. Es como si quisieran exponernos al virus y liquidarnos a todos de una vez y no ser más una carga para el sistema previsional”…

De ninguna manera creo que haya sido a propósito, si puedo decirles que lo sucedido el viernes puso de manifiesto una vez más la situación que viven nuestros mayores, el lugar que ocupan en la planificación de las políticas públicas y que tanto los tienen en cuenta los bancos como clientes.

 Me pregunto, ¿cuánto hace que están bancarizados?, no hubo tiempo suficiente para ver cuántas personas hacían uso de las tarjetas de débito y quienes no, los bancos no disponen del personal y dispositivos para enseñar pacientemente a las personas mayores a hacer uso de los cajeros automáticos. Esto sirvió para que la sociedad se diera cuenta del padecimiento que todos los meses enfrentan los mayores al ir a cobrar sus haberes. Esta es una postal de todos los meses, viejos en sillas de ruedas que deben ir a dar su fe de vida…

Muchos mayores, con justa razón, tienen desconfianza de sus familiares y/o colaboradores por eso quieren ellos cobrar sus haberes, porque manejar su dinero les da autonomía e independencia y es su derecho. Argentina está adherida a la Convención Interamericana de protección los derechos humanos de las personas mayores en donde todas estas cuestiones están contempladas.

Espero que de ahora en más se tomen las medidas pertinentes para que esto no vuelva a ocurrir y que se vayan tomando las previsiones necesarias para atenderlos como verdaderamente se merecen. Dejemos de ser una sociedad de dobles discursos, donde por un lado decimos cuidemos a nuestros viejitos y por el otro lado en lo cotidiano tenemos actitudes discriminatorias hacia los viejos… 

Ser viejo o vieja es una cuestión de tiempo a todos nos va a llegar, y la pregunta que le hago a la sociedad en su conjunto, pero principalmente a los que tienen algún poder de decisión, cómo quiere ser tratados, cómo algo que se descarta porque ya no es productivo o como a alguien que se le tiene consideración y respeto por su experiencia y sabiduría.

Ahora tenemos que prepararnos para brindarles servicios médicos adecuados a las demandas que se generarán y aprendamos de los errores, para construir una sociedad para todas las edades.

Bienvenidos a Vivir Plenamente!!

Deje un Comentario