15.5 C
Corrientes
23 mayo, 2019
VIVIR PLENAMENTE
Salud y Bienestar

“Un buen geriatra tiene que ser empático y muy humano”: especialista

Alerta. En México hay 11 millones de adultos mayores, y para el 2030 van a ser 27 millones y la esperanza de vida cada vez es mayor, entonces urge empezar a difundir modificaciones para que todos conozcamos la fisiología del envejecimiento y hablemos el mismo idioma, dice el doctor José de Jesús Rivera Sánchez

Para ser geriatra se necesita ser empático, ser muy humano, y eso, que es más importante que apoyar con dinero a la disciplina, no se garantiza en un examen de admisión que puede pasar un sociópata, alguien que tiene muy buen IQ o muy buena memoria, aunque tenga cero humanidad, argumenta el doctor José de Jesús Rivera Sánchez, especialista que aboga por reconstituir la manera en que los médicos llegan a esta disciplina.

“Es que hay cosas difíciles de entender cuando no conoces la fisiología en el envejecimiento: cómo es que un adulto mayor puede estar gravemente enfermo y no tener fiebre o no presenta las celdas de defensa altas o no hacer más que abatimiento funcional o por qué no hacen cambios electrocardiográficos de manera frecuente los que se están infartando o cómo hacen accidentes vasculares cerebrales sin que nadie se dé cuenta”, agrega, “ese tipo de manifestaciones de expertos son las que puede aportar el médico que ya las manejó, que ya las conoció”.

El doctor Rivera Sánchez tiene 39 años, con especialidad en geriatría y doctorado en Ciencias por la UNAM, lleva trabajando en el Hospital General 17 años, donde, afirma, ha hecho prácticamente toda su carrera. Asegura que debió haber estudiado de inicio Ciencias, pues a partir de la maestría pudo entender muchas cosas de la memoria.

Brinda a Crónica una entrevista sobre este tema, el de la atención a los adultos mayores, algo que en nuestro país será cada vez más importante debido a la pirámide de edades…

—Se espera que para el 2030 la población de adultos mayores se triplique y que la esperanza de vida promedio aumente; seremos más viejos y longevos…

—Ahorita ya tenemos 11 millones de adultos mayores, para el 2030 van a ser 27 millones y la esperanza de vida cada vez es mayor, entonces urge empezar a difundir modificaciones para que todos hablemos el mismo idioma.

Porque el problema no es tampoco el geriatra que atienda a adultos mayores, él lo podría hacer muy bien, pero qué pasa con el cirujano que mete a un paciente a un evento quirúrgico y no saben manejar el postoperatorio o la anestesia en un adulto mayor; o el dolor crónico por un algólogo en el adulto mayor…o el oftalmólogo que no entiende algunas modificaciones farmacosinépticas para hacerle una corrección ocular … o el urólogo, que el 70% de su consulta son adultos mayores; ése es realmente el problema.

—Están las enfermedades propias de la edad y las que son consecuencia de no cuidarnos a lo largo de nuestra vida… ¿a qué más se enfrentan los adultos mayores?

—…A la pobreza, al abandono y a la soledad, desgraciadamente. Hay estudios sociodemográficos en los que se describe que el 40 por ciento de los adultos mayores vive en pobreza y abandono. Estamos hablando que son casi 6 millones de personas. Y así hay quien cuestiona por qué les dan pensión a los viejitos, por qué les están pagando a los viejos. La gente no entiende que es una necesidad.

El adulto mayor con una adecuada prescripción farmacológica utiliza al menos dos mil pesos al mes, algunos llegan a tener 7 mil pesos al mes de prescripción farmacológica. Es una grosería, un insulto, cuando el promedio de la entrada monetaria que tiene un adulto mayor de pensión son 4 mil 200 pesos al mes. Estamos hablando de que no es posible hacerle frente a esta situación. A eso le tendríamos que agregar los que tienen discapacidad por alguna amputación, ceguera, o sordera, que es más frecuente y discapacitante que la ceguera o los que sobreviven a una enfermedad cerebrovascular de baja intensidad; el infarto que no te mata pero te lleva a la demencia, infartos muy pequeños por degeneración arterial o por microtrombos que se forman en el corazón, que van acabando con áreas específicas del cerebro durante mucho tiempo. ¿Cómo enfrentan eso solos?

—¿Qué tipo de pacientes son los que recibe habitualmente?

—Habitualmente, la mayoría de los pacientes que llegan conmigo están desahuciados por su médico tratante y por oídas llegan aquí. La mayoría llegan con deterioro cognitivo, demencias o con post quirúrgicos agudos.

El caso más impresionante que tengo es doña Lupita, mi primer paciente privado hace ocho años. Tenía 72 años y llegó desahuciada en el sentido de que ya no se le podía hacer nada de la cuestión funcional, se iba a quedar inmóvil y se iba morir así. Tuvo varios eventos cerebrovasculares y encima tuvo un proceso infeccioso. Venía con algo que se denomina delirium, que es un estado confusional agudo y que a ella le dio en una variedad que se llama hipoactivo: el paciente se la pasa todo el tiempo dormido. Hace cuatro meses vino con su hijo: ya sube y baja las escaleras en su casa, come por sí misma, es capaz de hacer una plática básica. Entonces, creo que no fue alargar su sufrimiento, le dimos calidad de vida y tiempo a sus hijos para disfrutarla.

No es sólo sacarlos, es darles calidad de vida. El objetivo es volver fit (útilal adulto mayor, volverlo funcional, si no hacía ejercicio, ponerlo a hacer ejercicio; si no comía bien, ponerlo a comer bien y si sus familiares no entienden cuál es la diferencia entre ambas, enseñar a los familiares, así hasta que las cosas empiecen a funcionar. 

—¿Qué más deberíamos entender en torno a la atención del adulto mayor?

—Debemos cuidar a nuestros adultos mayores, demostrarles agradecimiento a esas personas que nos dieron todo y que ahora abandonamos por pretextos como “no tengo tiempo”, “no sé qué hacer”… Lo ideal sería volcarse otra vez en la familia multigeneracional, así, social y culturalmente, ellos van a envejecer mejor y el país va a mejorar, porque ellos son los que nos hicieron lo que somos y nosotros estamos enseñando a nuestros hijos y a las siguientes generaciones cómo cuidarnos en un futuro.

Related posts

Corrientes se suma a la Campaña de Prevención de Ceguera por Diabetes

VIVIR PLENAMENTE

En su cumpleaños 80, el Papa habló de la vejez como una etapa con "sed de sabiduría"

VIVIR PLENAMENTE

El tierno video que muestra el maravilloso trabajo de un perro de terapia

VIVIR PLENAMENTE

Deje un Comentario